Hace unos días que no escribo y por esto te pido disculpas. El motivo está más que justificado: he tenido mi segunda hija y ya sabes que el periodo de adaptación muchas veces es más largo de lo que esperas.

Lo importante es que estoy de vuelta para seguir hablando de Marketing y de Comunicación y para poder ofrecerte mi opinión sobre temas, situaciones y anécdotas que voy encontrando por mi camino personal y profesional.

Para empezar esta “nueva etapa” en la que tengo a mi pequeña Vega a la izquierda de la mesa “dale que te pego” al Chupete, quiero hablaros de qué hacemos y buscamos los que nos dedicamos al Marketing.

Me encuentro que mucha gente confunde qué es el Marketing y, como consecuencia de ello, no es capaz de ver lo que puede hacer por él o por su empresa. La gran mayoría de las personas a las que pregunto en mis cursos, “¿Qué entienden ellos por Marketing?” siempre me suelen responder que el Marketing es publicidad, otros dicen que es promoción, otros dicen que es vender, otros dicen que es persuadir en los consumidores… en fin. Gran cantidad de opiniones que me han llevado a escribir este post.

Hace tiempo escribí otro post titulado “Qué es Marketing”. Si quieres echarle un vistazo entra aquí: http://www.antonioconstantino.com/que-es-marketing/

Lo primero que voy a hacer es mostraros cuál es el objetivo de todos los que nos dedicamos el Marketing.

Según Philip Kotler , todos los que nos dedicamos al Marketing tenemos que estar interesados sólo en cinco cosas:

  • En Crear.
  • En Comunicar.
  • En Ofrecer Valor.
  • En dirigir un mensaje a un mercado objetivo.
  • Con el objetivo de obtener una ganancia de ello.

Así de sencillo. Ahora… yo te pregunto: ¿Lo estás haciendo bien? ¿estás generando valor en tus creaciones?  ¿sabes comunicar bien lo que estás haciendo? y sobre todo… ¿tienes un target claro dependiendo de las acciones que lleves a cabo?

Una de las primeras claves que nos da Kotler si queremos vender algo a alguien, es la búsqueda. Siempre necesitaremos información acerca de nuestro comprador (sea una persona, una empresa, una región o un país). Esta búsqueda nos enseñará lo complejo que es el mercado en el que se mueve nuestro posible comprador y nos centrará el tiro para saber en qué segmentos interesa colocar el producto o servicio que ofrecemos.

No olvides nunca que “El Cliente es tu Jefe” y, para poder saber qué es lo que quiere el jefe, muchas veces nos tenemos que poner en su lugar. ¿Te has puesto alguna vez en el lugar de tu cliente y has valorado el producto o servicio que ofreces? La mejor forma de atacar a tu competencia es atacarte a ti primero. Debes conocer los fallos que cometes poniéndote en el lugar de tu cliente.

Te propongo un ejercicio para llevar a cabo en tu empresa. Ponte en contacto con tus clientes prepara un simple cuestionario con una sola pregunta. Se lo envías y que te lo hagan llegar. La pregunta es la siguiente:

¿Recomendarías tranquilamente nuestra empresa a otras personas?

Y para que sea mucho más eficiente, pídeles que te califiquen en una escala de 10. Un diez para el cliente que le encante tu empresa y la recomendaría sin ningún tipo de tapujos. Un nueve para el cliente que nunca te ha recomendado, pero que no tendría problemas en hacerlo. Un ocho supondría un poco menos y así descenderíamos hasta el uno (que es el punto en el que un cliente ya no quiere saber nada más de tu empresa ni la recomendaría por nada del mundo).

Una vez que hayas terminado, recopila el porcentaje de los clientes que te puntuaron con un 10, un 9 y un 8. Este resultado se lo restas al porcentaje de los que puntuaron de 1 a 7, y este es el resultado de la promoción. Se trata de restar un porcentaje menos el otro.  Unos resultados que te dará la satisfacción  media de tus clientes. Curiosamente, las empresas más queridas son aquellas a las que le defienden más sus clientes.

En definitiva, se bueno con tus clientes para que ellos te recomienden.