Una de las claves del Marketing relacional actual es conseguir que tus clientes sean tus auténticos fans. No te creas que es una utopía, se puede conseguir a base de esfuerzo en temas de fidelización. Un cliente será “tuyo” cuanto mayor sea tu interés, cariño, dedicación, profesionalidad y preocupación por sus intereses.

Decía Mohamed Ali que “No hay nada tan difícil como entretener al público”, y es totalmente cierto. Lo que pretendo con este post es que te des cuenta de que es mucho más importante ganar “cuota cliente” para tu negocio o empresa que conseguir mayor “cuota mercado”. Me explico.

  • “Cuota cliente”: Se trata de conseguir más negocio de los clientes que confían en ti en la actualidad. Muchas veces pretendemos conseguir más negocio y no sabemos por dónde tirar. Esta es una manera. Si tienes clientes que están contentos contigo… ¿por qué no les ofreces nuevos servicios y escenarios de colaboración para que la relación comercial sea mucho más jugosa?. A priori parece muy complicado, pero te aseguro que es mucho más sencillo vender un buen producto a un cliente que ya confía en ti y conoce cómo trabajas que a otro que no te ha visto en la vida y se tiene que fiar de ti según la primera impresión que des. Veremos técnicas para poder conseguir mayor “cuota cliente” con el objetivo de que seas más efectivo de cara a tu público.
  • “Cuota Mercado”: La segunda manera de conseguir negocio es a cuota mercado, es decir, buscar nuevos clientes y conseguir mayor cuota de negocio gracias a la incorporación de nuevas cuentas en tu empresa. Como decía, se trata de salir, hacer prospección comercial e invertir recursos y dinero para que entren nuevos clientes.

¿Cuál crees que es más económica de las dos? Sin duda la “cuota cliente” se lleva la palma.

¿Cuál es la diferencia entre clientes y fans?

Pasar de ser cliente a ser Fan de una marca | Toño Antonio ConstantinoSegún la Real Academia de la Lengua, cliente es aquella persona que utiliza con asiduidad los servicios de un profesional o empresa y fan es un admirador o seguidor de alguien. ¿Cómo crees que son los consumidores de productos Apple, Clientes o Fans?

Las empresas tenemos que cambiar el chip y ofrecer un valor añadido a los clientes para que éstos vean en nuestra gestión un valor diferencial con respecto a la competencia. Es lo que en Marketing llamamos la “ventaja competitiva”, lo que te hace diferente, aquellos por lo que los clientes confían en ti y por lo que no se quejan “mucho” cuando debes negociar con ellos una subida del coste del servicio que le estás prestando.

A los clientes hay que seducirlos mucho y dedicar, como decía, muchos recursos, tanto económicos como personales y profesionales. Sin embargo, los fans vienen por sí solos, no hace falta salir a buscarlos. De esto saben mucho los grandes artistas o deportistas, quizá en ellos puedas encontrar muchas de las respuestas a la hora de convertir clientes en fans.

Otra de las diferencias entre los clientes y los fans es que los clientes te dan dinero, buscan rebajas, se quejan, te critican y cambian y, en cambio, los fans te dan su corazón, buscan un buen trabajo, te perdonan, te hacen publicidad y permanecerán contigo mucho tiempo.

En definitiva, quien tiene fans en su marca, posee un auténtico valor añadido, entre otras cosas, por que los fans nunca se han podido ni se podrán comprar.

Convierte a tus cliente en fans de tu marca

Los clientes están, y son buenos, pero son mucho más interesante los fans. Para poder conseguir tener fans de tu marca y de tu empresa debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Tu trabajo debe ser muy bueno para que la calidad percibida de tu producto o servicio no decepcione al consumidor. Si alguien tiene puestas en tu empresa una serie de expectativas que se ven desmentidas cuando empieza a trabajar contigo, se produce una decepción comercial y personal que, sin duda, será compartida con el networking del consumidor con el consiguiente desprestigio para tu marca o empresa.
  • Hay que trabajar con pasión. Pon entusiasmo en todo lo que haces. Esto es transmite y es uno de los aspectos más valorados. Si tus consumidores ven que te encanta lo que haces, confiarán más en ti.
  • Comparte todas las experiencias que puedas y éxitos de clientes y propios para que “el resto del mundo” sepa lo que haces y cómo lo haces. Dale difusión. Habla de ello. Compártelo en redes sociales. No te lo calles.

No hace falta ser famoso ni salir en televisión para conseguir fans. Simplemente debes estar atento y cuidar mucho de los clientes que tienes para que ellos se conviertan en prescriptores de tu marca.

¿Sabes alguna otra formula para conseguir que tus clientes se conviertan en fan de tu marca?