Vivimos en una sociedad en la que las nuevas tecnologías avanzan vertiginosamente y las técnicas estratégicas y operativas para hacer Marketing en nuestras empresas se nos van de las manos. Muchos hacen Marketing actualizando su perfil de Facebook y otros muchos invierten un pastón en renovar su página web. Eso si… por un informático, “que son los que más entienden de Comunicación y Marketing”. Así nos va…

Hoy el Marketing carece de planificación estratégica total y hacemos planes sin objetivos fijados, con el único fin de hacer ruido, movernos en las redes y parecer que somos modernos. Existe una corriente generalizada de intentar colar a nuestro target que somos más de lo que realmente somos y que estamos a la última en las nuevas tecnologías.

Os dejo un vídeo que representa perfectamente la forma en la que se está haciendo Marketing en nuestras empresas:

Esto es exactamente lo que nos pasa a las empresas españolas: Aparentamos modernidad viviendo en el pasado. La triste realidad es que no sobreviviremos si seguimos cantando y bailando la misma canción aunque vestidos de manera moderna. Si no sabemos adaptarnos a un mundo crecientemente interactivo, a unos mercados unipersonales, a unos medios o canales digitales y a unos procesos crecientemente colaborativos… lo mejor es tirar la toalla y no perder más el tiempo.

Darwin decía que “las especies que sobreviven no son las especies más fuertes, ni las más inteligentes, sino aquellas que se adaptan mejor a los cambios”.

La economía actual es digital y nuestros clientes están continuamente conectados, móviles, enganchados a redes sociales y participando diariamente en comunidades virtuales. Cada uno sabemos el target de cliente que tenemos, pero este cliente digital ya va más allá de los jóvenes nativos digitales. Hoy en día hasta los agricultores, ganaderos y profesionales del campo utilizan las redes sociales para estar conectados con Bruselas e informarse sobre las últimas novedades en su sector.

Es urgente que cambiemos de rumbo, de estrategia y miremos al mercado con otro prisma: el del Nuevo Marketing. Debemos inyectarnos en el ADN de nuestra estrategia las siguientes características operativas para dejar de bailar, como nuestro amigo el Alien, con traje moderno pero en un escenario pasado de moda:

1.- El Nuevo Marketing es Interactivo

Hablar de online y offline ya está pasado de moda. No existen medios digitales ni medios tradicionales. Hoy en día todo es un medio. Desde una página web, pasando por un escaparate o una pared de un tanatorio. Todo es interactivo gracias a la tecnología que llevamos todos en nuestros bolsillos y bolsos.

2.- En el Nuevo Marketing es más importante escuchar que hablar

Debemos estar alerta y tener una actitud de escucha activa para poder inspirarnos en mejorar nuestra comunicación, servicio o producto. Saber escuchar uno a uno, poner la información en la base de datos y saber modular las comunicaciones y los servicios uno a uno, es la esencia del Nuevo Marketing. Esto nos permitirá adaptarnos a las necesidades de cada cliente y a personalizar en cada momento.

3.- El Nuevo Marketing fomenta el empowerment

A través, por ejemplo, de la formación, vídeos de divulgación e interés social, ayuda a que los clientes accedan a la información de manera transparente, etc.

4.- El Nuevo Marketing es participativo

Debemos lograr que nuestro público interactúe con nosotros a través de los medios que tenemos a nuestro alcance, concursos en redes sociales, vídeos personalizados, etc. Con esto conseguiremos la personalización necesaria como para que nuestros clientes se conviertan en prescriptores de nuestros servicios y productos.

Muchos pensaréis que el problema de esto son los costes. Y yo os digo que de eso nada. El dinero no es una limitación. Las verdaderas limitaciones que tenemos son la creatividad, el conocimiento y la cultura. Si no superamos estas limitaciones, será muy complicado hacer Nuevo Markeking.

5.- El Nuevo Marketing se basa en la Trasparencia

Muchas empresas utilizan Internet para enseñarle al cliente el proceso de producción del producto que ha adquirido. No es muy complicado: la clave es utilizar técnicas simples y creativas al alcance de todos.

6.- El Nuevo Marketing depende de la gestión de la experiencia de los clientes (Marketing experiencial)

Si la marca depende de la reputación que tenga y esto, a su vez, depende de lo que la gente habla de ti: el resultado es que dependes absolutamente del Marketing. Por eso es muy importante tener en mente, y practicarlo, que todas las actitudes, comunicaciones, servicios a clientes y actuaciones de tu empresa hacen Marketing. Y esto influirá en lo que el cliente piensa de ti y, por consiguiente, en lo que hablará de ti en su networking.

7.- El Nuevo Marketing es cada vez más social, local y móvil

Tiene su máxima expresión a través de los smartphones o teléfonos móviles inteligentes. Os pongo un ejemplo: mi hija de 5 años no concibe un soporte entre sus manos que no le permita la interactuación. Para ella, una revista es un iPad que no funciona. Foursquare, Yelp, Google Places, wikiloc

8.- El Nuevo Marketing es cada vez más Long Tail

Como los nuevos modelos de negocios van teniendo menos costes fijos y variables, podemos tener gran cantidad de referencias de productos y servicios. Vamos encaminados a la personalización de los productos/servicios para conseguir la máxima rentabilidad en pocas unidades. Os recomiendo un libro sobre esto que os va a gustar: “The long tail” de Chris Anderson.

9.- En el Nuevo Marketing debemos adaptar las nuevas tecnologías

A través del Gaming: juegos, códigos QR, etc.

Con todo es estarás preparado para hacer Nuevo Marketing en tu empresa y ofrecer tus productos y servicios de una manera, diferente, creativa y actual.

¡Mucha suerte!

 

Nota: Este post está elaborado a través de una conferencia, incluida en una enriquecedora jornada de “Herramientas de apoyo a ventas en innovación comercial” de la Escuela de Negocios ESIC, a cargo de Joost Van Nispen, presidente del Instituto de Comercio Electrónico y Marketing Directo (IDEMD). También a través del libro: ¿Cómo ganar amigos e influir sobre las personas? de Dale Carnegie. Totalmente recomendable.