La infoxicación es un término cada vez más utilizado ya no solo en el mundo del marketing, también en consultas psicológicas y hasta en la del médico de cabecera.

Es un hecho, la globalización, la proliferación de redes sociales, las pantallas, los medios de comunicación… Todo, todo emite información que nuestro cerebro capta (y de la que solamente somos conscientes en cierto porcentaje).

Esta recepción continua de información produce una intoxicación. Que no toda la información es mala, ojo; puede que toda la información que recibas sea de calidad, pero todo, sobrepasado cierto punto, actúa en detrimento de nuestra salud (mental, en este caso).

Infoxicación como concepto

Esta palabra surge de otras dos: información e intoxicación. Por lo que el significado se deduce con facilidad.

Bien, en este artículo vamos a hablar de las formas en que puedes sobreponerte al agobio diario que supone esta situación que viven miles de millones de personas en todo el mundo.

Combate la infoxicación como un maestro

Es un proceso mental que con el tiempo se convertirá en una forma de vida. Es una carrera de fondo con un resultado lo suficiente relevante como para tomárselo realmente en serio; hablo de tu salud mental.

Desconecta el móvil

Totalmente, pero poco a poco. ¿Alguna vez has notado que te vibra el móvil en el bolsillo cuando no lo tienes cerca? Es señal de que estás perdiendo la cabeza (es broma). Sin embargo, ello indica que estás desarrollando cierto tipo de dependencia hacia este dispositivo.

Obviamente, desconectar de todo durante un largo período de tiempo es difícil (de hecho, es una desintoxicación per se). No obstante, empieza poco a poco, en espacios de tiempo controlados que no te supongan una carga grande de ansiedad.

Utiliza alguna aplicación de gestión de tus fuentes de información (y de tus redes)

De forma que recibas las novedades a un único sitio, sin el incordio que supone ver lo que te has perdido con anterioridad.

De este modo, reducirás drásticamente el número de puertas de acceso a la información; es decir, no recibirás un bombardeo de notificaciones.

Focaliza

Sé selectivo; elige un par de fuentes de información de confianza, de las cuales sepas que no ofrecen información sesgada ni tergiversada (suerte con esto).

De esta manera te formarás y podrás construir un criterio propio.

Encuentra un hobby

Hay un tiempo para todo, y tener algún hobby, alguna afición, es muy beneficioso para nuestro cerebro; pues liberarás dopamina, serotonina y endorfinas, y, con suerte, te olvidarás de todo lo demás durante un buen rato.

Pues ya estamos listos. Con esto deberías poder empezar a gestionar el problema.

Y a ti, ¿qué te funciona para salvar el obstáculo de la infoxicación?

Abrir el chat