Supongo que para todos ya es evidente que el envejecimiento de la población es mundial. El número de personas con 60 años o más en todo el mundo se ha duplicado desde los años 80 y se prevé que alcance los 2000 millones de aquí hasta 2050.

Por otro lado, el número de nacimientos en España continua el descenso iniciado en 2009, y, en el primer semestre de ese año se han reducido un 6,2%, es decir, han nacido 38.664 bebés menos que entre enero y junio de 2012, al tiempo que el número de muertes ha caído un 6,1%. (Fuente: http://www.rtve.es/noticias/20131204/nacen-menos-ninos-2013-descenso-natalidad-acumula-183-desde-2008/810440.shtm)

Con este panorama demográfico debemos tener muy presente a la tercera edad como target preferente a la hora de planificar las estratégias de Marketing para nuestras empresas. En definitiva, tenemos que hacer estrategia de Marketing para la tercera edad.

En España, el adulto mayor se ha introducido en las diferentes redes sociales de manera imponente y silenciosa. Un estudio demuestra que se puede decir que hay un aumento de este colectivo en la red y se prevé un mayor crecimiento.

Las personas mayores han pasado de estar en casa viendo la televisión o jugar la partida con los amigos, a estar en continua presencia en la red y compartir su vida en las diferentes redes sociales, para estar entretenidos y bien informados.

Están presentes en diferentes redes sociales, pero la que mayor número de usuarios tiene es Facebook ya que les permite estar en contacto con sus hijos y nietos. Pero no sólo quieren estar en contacto con sus familiares, sino que también utilizan la red para buscar información y noticias de temas muy variados y diversos sobre moda, caza, restaurantes, lectura de periódicos y revistas, vídeos, recetas, etc.

Abuelos 2.0

Tenemos que tener presente que los abuelos 2.0 están pisando fuerte en la red, haciendo un mayor uso de smartphones, tabletas y ordenadores, por eso las empresas debemos adaptar los contenidos para que sean visibles en dispositivos móviles y estar atentos en la creación de apps adaptadas a personas mayores.

Nos sorprenderíamos al saber el porcentaje de personas mayores que compra por internet, pero seguro que nos sorprenderíamos más si conocemos el porcentaje de personas mayores que influencian a sus familiares para que consuman productos y servicios que aparecen en Internet.

Decía Darwin que “no sobreviven ni los más fuertes ni los más inteligentes, solo los más capaces de adaptarse rápidamente a los cambios del entorno”.

Adaptémonos pues a esta realidad y compartamos contenido accesible para un públco que día a día está adquiriendo más protagonismo.