Una de las herramientas para mantener informados a nuestros clientes actuales y potenciales es el email marketing. Muchas empresas no son conscientes del poder que tienen con tan sólo enviar un e-mail a una base de datos. Esto es lo primero que nos tenemos que preguntar: ¿es nuestro trabajo diario interesante para nuestros clientes?, ¿Qué beneficios puedo conseguir si mantengo informado a mi público sobre promociones, noticias de su interés, eventos, fechas especiales, etc?

Una vez que tengas respuestas a estas preguntas, vamos a ver cómo puedes llegar a tus clientes de una manera sencilla, directa y profesional:

1 · Sin una base de datos no vas a ningún sitio

Lo primero que vas a necesitar es una buena base de datos a la que enviar las newsletters, o boletines electrónicos. Si todavía no tienes una base de datos clara, es un buen momento para que empieces a trabajar en ella. Cada contacto que forme parte de tu base de datos se convierte en una puerta de salida de la información que quieres hacer llegar a tu público objetivo.

Pero… ¿cómo puedes confeccionar una buena base de datos para hacer email marketing?

  • Agrupa todos los contactos personales. Siempre podrán echarte una mano actuando de altavoces de tu información.
  • Haz promociones en tu página web, o en tu punto de venta, para conseguir el correo electrónico de interesados. Se trata de registros de gran calidad por que te conocen y tienen interés en ti.
  • Registra los datos de las personas que compran en tu página web, que comentan o participan en algún foro interno.
  • Ofrece en tu web la posibilidad de que los usuarios se registren para recibir los boletines electrónicos o la información que envías periódicamente.
  • Como última opción, puedes comprar una base de datos segmentada según tus intereses. Hay empresas especializadas y, seguro que en tu zona, te podrán informar sobre esto la Cámara de Comercio, federaciones de empresarios o asociaciones de colectivos regionales o locales. El único problema que te puedes encontrar con esta opción es que los registros estén desactualizados. Asegúrate de comprobar la “actualidad “ de los registros antes de dar el paso.

2 · Estrategia de envío

Es conveniente que prepares una estrategia de envíos en un periodo de tiempo concreto. Ten en cuenta que esta planificación te ayudará a preparar las newsletters con el tiempo suficiente como para que no te pille el toro.

Cuando diseñes la Newsletter no debes olvidar:

  • Que el correo del remitente sea reconocible y cosistente.
  • Que el asunto del mensaje tenga menos de 70 caracteres para que se pueda leer completo.
  • Que la cabecera contenga la información principal y llame la atención.
  • Que utilices imágenes llamativas y “que se puedan usar”. Mucho cuidado con el Copyright.
  • Que contenga imágenes “tipo banners” de contenido junto con el contenido escrito.
  • Que cada información o contenido tenga un botón de, lo que llamamos en Marketing, “call to action”. Es decir, dar la posibilidad que se pueda pinchar en un botón para seguir leyendo, o para conseguir más información.
  • Que siempre pongamos información de contacto y el aceso directo a las redes sociales.

3 · ¿Cuál es la mejor hora para enviarlo?

Esta es una pregunta que me hacen mucho los clientes. No hay una regla que diga cuál es la mejor hora, pero la experiencia me dice que:

  • Si los lanzamos a primera hora, corremos el riesgo de que no sea leído por la acumulación de correos del día anterior y de los primeros de la mañana.
  • Si los lanzamos por la tarde o a última de la tarde, pueden perder la efectividad por las horas o el cansancio.
  • En cambio, si elegimos media mañana para enviarlo (sobre las 11 o 12 horas) podremos conseguir nuestro objetivo con mayor facilidad. Ésta es la hora típica de compras onlines y visitas a páginas web.

Un dato: Por norma general, los hombres abren más las newsletters que las mujeres. Pero si las mujeres las abren, son más propensas a consumir contenidos o comprar que los hombres.